Estás en: Inicio > Noticias > Las vaqueiradas de Rogelia Gayo

Actualidad

Las vaqueiradas de Rogelia Gayo

Domingo, 1 de Marzo de 2015 Las vaqueiradas de Rogelia Gayo

Cuando se cumple un año de su recuperación y edición digital por parte del Muséu del Pueblu d’Asturies, traemos hoy a este espacio las vaqueiradas de Rogelia Gayo, cinco cuartillas mecanografiadas y con correcciones que le dictó a Antón Ochoa en 1929 y que durante años estuvieron desaparecidas.

La historia de Rogelia Gayo es perfectamente conocida entre los folcloristas asturianos. Fue un personaje imprescindible de la vaqueirada que hizo sonar sus cánticos más allá de las brañas y los subió a los escenarios. Aquella mujer nacida en Aristébano en 1864 y fallecida en Luarca en 1959 fue célebre por su labor divulgativa y porque fundó cuando arrancaba el siglo XX (en 1906) el Grupo Vaqueiros de Alzada, cuya primera actuación se celebró en Madrid con motivo de los festejos de la boda entre Alfonso XIII y Victoria Eugenia y que mostró la tradición asturiana más allá de las fronteras españolas, incluidas la Alemania nazi y la Italia de Mussolini.

En la fotografía, Rogelia Gayo. Fotografía tomada de el diario El Comercio.

Atesoró Rogelia Gayo cantares en la memoria y compuso los suyos propios, que un buen día de 1929 dictó, para que no se perdieran, a Antón Ochoa Suárez del Otero (Luarca, 1860-1957), un profesor valdesano, abogado y administrador de bienes del Marqués de Ferrera en el concejo de Valdés, que fue diputado provincial a finales del XIX. Cinco folios con correcciones han servido durante décadas de soporte de ese legado, del que nadie sabía su paradero.

Ya en 1960 en una entrevista, un vaqueiro valdesano de pro, emigrado a Puerto Rico y de nombre Honorino Martínez Nido (1884-1974) relató al "Eco de Luarca" la existencia de esas cuartillas, que los herederos de Rogelia buscaron de forma infructuosa durante años. Mencionaba en la entrevista su amistad con Rogelia Gayo, a la que conoció durante uno de sus viajes a España en 1949, y recuerda que le entregó “unas cuartillas con versos vaqueiros por ella compuestos y mecanografiados en el año 1929 por D. Antonio Ochoa”, que él se llevó consigo a su regreso a América.

El grupo Vaqueiros de Alzada de Rogelia Gayo (primera por la izquierda, línea inferior) (1909) Fotografía tomada de la publicación.

El paso del tiempo los ha hecho aparecer. Y lo que es más importante, convertirse en una publicación que acaba de ver la luz de la mano del Muséu del Pueblu d’Asturies dentro de la colección “Fuentes para el estudio de la antropología asturiana” precedidas de un estudio de Juan Alfonso Fernández García, director del Museo de la Gaita

Son 48 cantares vaqueiros y tres recitados. Son auténticas joyas del folclore asturiano que ahora ven la luz después de años olvidados en unas viejas cuartillas mecanografiadas. Son un testimonio de primera mano del folklore musical vaqueiro, caracterizado por el uso del asturiano occidental, así como también por la constante presencia del paisaje y la cultura de las brañas. El documento, "Cantares vaqueiros recopilados por Antón Ochoa (1929)", fue hallado por José María Álvarez-Cascos Suárez entre los papeles de su padre, Fernando Álvarez-Cascos y Álvarez Cascos, sobrino por vía materna de Antón Ochoa. Su hijo, Francisco Álvarez-Cascos Fernández, ha sido quien lo ha entregado al Muséu del Pueblu d'Asturies para su estudio y difusión.

Los cantares han tenido un viaje azaroso a través de los años, pero su valía está fuera de toda duda. El repertorio de cantares de Rogelia Gayo no se ha conservado en su totalidad. La desaparición de sus escritos pone de manifiesto la importancia de la recopilación de materiales folklóricos llevada a cabo por personas como Antón Ochoa, cuya inquietud por la cultura popular, muchas veces ajena a su orientación profesional, ha resultado ser decisiva para la preservación de dicha memoria. El medio centenar de cantares por él rescatado constituye, por tanto, un testimonio de gran interés que podéis descargar directamente desde este link: 

http://museos.gijon.es/multimedia_objects/download?object_type=document&object_id=148809

Balbina Gayo, hija de Rogelia Gayo (izquierda) y Carmen Ardura, de Busindre (centro). Fotografía Vélez Abascal tomada de la publicación.

Para saber más sobre Rogelia Gayo y Gayo, también podéis consultar el libro editado el pasado mes de octubre por el Ayuntamiento de Valdés y escrito por el musicólogo José Antonio González Rodríguez "Homenaje a Rogelia Gayo. La mujer en el folclore asturiano" 

Si queréis empaparos de la cultura vaqueira no dejéis de visitar el Museo Vaqueiro de Asturias (MUVA) situado en Naraval (Tineo), que informa sobre la evolución, historia, costumbres, vida pastoril, trashumancia y hábitat, desde sus inicios hasta nuestros días, de los Vaqueiros de Alzada.

 

 

 

Buscador

Utiliza el buscador para realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias:

calendar
calendar
rss