Estás en: Inicio > Noticias > Patrimonio industrial del concejo de La Ribera: patrimonio ferroviario

Actualidad

Patrimonio industrial del concejo de La Ribera: patrimonio ferroviario

Domingo, 5 de Enero de 2014 Patrimonio industrial del concejo de La Ribera: patrimonio ferroviario

La Ribera es un concejo de los que podríamos denominar rurales. A pesar de ello a partir de la década de 1960 la incidencia de nuevas actividades en el mismo resulta evidente, ya que aprovechando su privilegiada situación, se incluyó a Ferreros y Güeñu en un pequeño Polo de Desarrollo, cuya instalación más emblemática fue la Central Térmica, dotada además de una infraestructura residencial asociada a la misma. Pero para la elección de Ribera de Arriba a tal fin, fue decisivo su emplazamiento en medio de un nada desdeñable núcleo de comunicaciones viales, fluviales y ferroviarias, siendo estas últimas las que nos han dejado los mejores ejemplos de patrimonio industrial del concejo.

El ferrocarril llegó a La Ribera de la mano del Ferrocarril del Noroeste, que inauguró, el 23 de julio de 1874, la línea entre Gijón y Pola de Lena. Su entrada al concejo se realizaba por Les Segaes, en el descenso de la línea desde el túnel del Caleyu, con una fuerte pendiente hacia el fondo del valle del Nalón hasta la altura de Soto Rei. A partir de ese punto comenzaba la rampa, remontando el río, que culmina ya en Olloniego. Inicialmente sólo se estableció una parada, en Les Segaes, con categoría de apeadero que daba servicio al concejo a pesar de que la estación se encuentra físicamente en terrenos del municipio de Oviedo. Había sólo una obra: un corto túnel (actual nº 86, 132 metros de longitud).

Vista general de la estación de Soto Rei. Fotografía de Roberto Álvarez Espinedo

Veinte años más tarde, el 1 de julio de 1894, se inauguró el ramal de Ciaño. Su bifurcación se emplazó en Soto Rei, donde, aprovechando la vega del Nalón, se construyó una amplia parrilla de vías de clasificación. Su existencia se justifica por el importante tráfico de carbón y productos metalúrgicos generados por la nueva línea, procedentes en buena medida de las explotaciones de la Sociedad Duro Felguera. Posteriormente la estación fue dotada de un enclavamiento funicular, para el que se construyeron dos casetas de mando. Además, el complejo fue dotado de almacenes de mercancías, cantina y viviendas para trabajadores.

Entretanto, en 1906, la Sociedad de Ferrocarriles Vasco-Asturiana inauguró su línea de Fuso de la Reina (donde enlazaba con la que ya unía Oviedo con San Esteban de Pravia) a Figaredo (posteriormente ampliada a Ujo y Collanzo). Su trazado por el concejo seguía el cauce del Caudal y, posteriormente, del Nalón con una suave pendiente. Únicamente se previó una estación en Soto Ribera, que fue equipada con un pequeño edificio de planta y piso. Posteriormente se le añadió un cuerpo bajo destinado a cantina adosado a su lateral meridional.

Estación de FEVE de Soto Ribera con su cantina. Fotografía de Roberto Álvarez Espinedo

En 1961, la nueva central térmica de Soto Ribera es equipada con acceso ferroviario a través de sendas derivaciones de vía ancha y métrica. Para la primera, se construyó un ramal desde la estación de Soto Rei. Carece de obras de fábrica (salvo un par de pasos superiores) y sigue el curso del Nalón para acceder a la central por un puente mixto ferrocarril-carretera sobre el dique de la presa del río. En cuanto a la segunda, dado que la vía del Vasco-Asturiano discurría junto a la central, sólo fue preciso tender una vía de enlace desde la estación de Soto Ribera, que fue dotada además de una pequeña parrilla de vías situada al norte del paso a nivel.


En 1975, con la instalación de la doble vía entre Gijón y Pola de Lena, el túnel nº 86 fue adaptado al nuevo trazado y se construyó un segundo viaducto en Les Segaes, con pilas y tableros de hormigón. Por esas fechas, el enclavamiento de Soto Rei fue reestructurado y se construyó una sola caseta de mando a la altura del edificio de viajeros, con lo que las dos casetas originales perdieron su función. Entre las modificaciones sufridas durante los últimos años podemos destacar el derribo del almacén de mercancías de la estación y de la antigua caseta meridional del enclavamiento, demolida hacia el año 2000 para construir una nueva subcentral eléctrica. Desgraciadamente, en 2006, el propio enclavamiento, última instalación de gran tamaño de este tipo que se conservaba en Asturias, fue desmantelado y sustituido por agujas eléctricas.

Estación de RENFE en Soto Rei. Fotografía de Roberto Álvarez Espinedo

Aunque represente un conjunto no muy numeroso, el patrimonio ferroviario de Ribera de Arriba no carece de interés. El complejo de Soto Rei es un buen exponente de las estaciones de clasificación de la antigua Compañía del Norte, con un edificio de viajeros bien conservado con una interesante marquesina, una cantina de diseño peculiar y viviendas para personal relacionadas con la arquitectura de la electrificación de Pajares que encuentra paralelos en otros lugares como La Cobertoria (Lena).

Cantina ubicada junto a la estación de Soto Rei. Fotografía de Roberto Álvarez Espinedo

La caseta de enclavamientos merece comentario per se, por su originalidad dentro de este tipo de instalaciones, ya que repite una estructura habitual en las líneas del Norte (sobreviven en estaciones como Villalba del Guadarrama, Medina del Campo o León) pero con una decoración que la individualiza, aumentando su interés.  Ha sido rehabilitada en el año 2009. 

Caseta de enclavamientos de Soto Rei. Fotografía de Roberto Álvarez Espinedo, tomada en 2007 antes de su rehabilitación.

Para saber más sobre la caseta de enclavamientos de Soto Rei y su rehabilitación, puede consultarse http://www.arqueologiaypatrimonioindustrial.com/2010/01/rehabilitacion-de-un-edificio.html

Por su parte, la estación de Soto Ribera se enmarca en el diverso conjunto de estaciones del Vasco-Asturiano, representando uno de los últimos ejemplos del modelo de apeadero que quedan en pie, en muy buen estado además, habiendo desaparecido otros como Parteayer o Caces. La cantina representa una modesta adaptación de modelos de más entidad como las de Ablaña o la desaparecida de Mieres.

Vista de la estación de FEVE en Soto Ribera. Fotografía de Roberto Álvarez Espinedo

Hasta aquí el repaso al patrimonio ferroviario del concejo de La Ribera. Como siempre os recordamos, para ampliar información sobre el patrimonio ferroviario de Asturias, no dudéis en visitar el Museo del Ferrocarril de Asturias (Gijón).
 

Buscador

Utiliza el buscador para realizar una búsqueda en nuestro histórico de noticias:

calendar
calendar
rss